Top Toolbar

 

Seguridad sanguínea y UDC

La sangre y los productos sanguíneos son esenciales para personas con trastornos hemorrágicos. A lo largo de su vida, las personas con hemofilia y otros trastornos hemorrágicos dependen de los productos de factor de coagulación de la sangre para suministrar la proteína faltante necesaria para una coagulación normal.

Antecedentes

Antes, todos los factores de coagulación se derivaban de plasma de sangre humana (llamados productos derivados del plasma). Las proteínas de coagulación faltantes se separaban de la sangre donada, se liofilizaban y se transformaban en polvo. El polvo se mezclaba con agua estéril y se inyectaba en la vena de un paciente en un episodio hemorrágico.

En la actualidad, los productos derivados del plasma son muy seguros, pero ese no fue siempre el caso. Durante la década de 1980, el suministro de sangre nacional se contaminó con VIH. Desde ese entonces, se han hecho esfuerzos históricos para hacer que el suministro de sangre sea seguro. Los avances en los métodos de estudio selectivo en donantes, las pruebas de laboratorio para detectar virus de transmisión sanguínea, las medidas de control de calidad y la inactivación viral, así como los procesos de fabricación han resultado en productos más seguros y más efectivos. Estas mejoras prácticamente han eliminado el riesgo de transmisión del VIH y la hepatitis B y C

Actualmente, hay productos de factor de coagulación recombinantes disponibles. Esos productos difieren de los productos derivados del plasma en dos formas: Están completamente libres de plasma humano o usan pequeñas cantidades de albúmina sérica humana pasteurizada para cultivar las células o como estabilizador. La albúmina sérica humana pasteurizada tiene un registro de seguridad de 50 años de no transmisión de virus.

Monitoreo continuo

Hoy en día, los factores de coagulación se consideran libres de contaminación de virus conocidos. Además, el monitoreo continuo de los productos sanguíneos permite una medición adicional para garantizar su seguridad. Con esto en mente, los Centros para el control y la prevención de enfermedades (CDC), en cooperación con los Centros de tratamiento de la hemofilia financiados por el gobierno federal (HTC), establecieron el Proyecto de Recolección Universal de Datos (UDC)

Las personas con trastornos hemorrágicos son elegibles para inscribirse en UDC en los HTC participantes. Como parte del programa, se recopilan los datos y se toma una muestra de sangre de los participantes en sus visitas anuales a la clínica. Una parte de la muestra de sangre se utiliza para detectar la existencia del virus de la hepatitis (virus de la hepatitis A, virus de la hepatitis B, virus de la hepatitis C) y el VIH, y lo restante se almacena para su posible uso en investigaciones de seguridad sanguínea futuras.

Para obtener más información sobre la seguridad de los productos sanguíneos, haga clic en CDC o NHF.

¿Por qué debería participar en el Sistema UDC?

Mientras más participantes inscritos en el sistema UDC, más información se puede recopilar y mejores son las probabilidades de avances en el cuidado de personas con trastornos hemorrágicos.

A continuación encontrará algunas otras razones que debe considerar al participar en UDC:

  • Es confidencial
  • Las pruebas de laboratorio no tienen ningún costo
  • Lo protege a usted y a otros miembros de la comunidad contra potenciales amenazas de seguridad sanguínea
  • Mejora la atención médica para las generaciones actuales y futuras a través de los descubrimientos de la investigación,
  • Ayuda a identificar y priorizar los problemas que requieren más estudio.

¿Qué información se recopila para el sistema UDC y con qué frecuencia?

Normalmente se recopilan datos en las visitas para atención médica de rutina anual a un HTC. La información de salud recopilada para el sistema UDC y cuán a menudo se le pedirá que actualice esta información depende del tipo de trastorno hemorrágico y la edad. En cada visita anual, es posible que el personal del HTC:

  • Revise su historial médico y le haga algunas preguntas
  • Tome una muestra de sangre para realizar una prueba de detección de virus y la almacene o "guarde en el banco" para su posible uso en estudios de seguridad sanguínea
  • Mida el movimiento de sus articulaciones (por ejemplo, sus caderas, rodillas, hombros, codos y tobillos) para determinar cómo puede cambiar la salud de sus articulaciones con el paso del tiempo
  • Realice pruebas de su sangre para verificar su nivel de hierro
  • Le solicite que llene una encuesta sobre su calidad de vida

¿Se mantiene la información privada?

¡Sí! Se le asignará un número de identificación única, el cual se colocará en todos los formularios del Proyecto de recolección universal de datos y en las muestras de sangre para no revelar el nombre del paciente a nadie fuera del HTC. Ni siquiera un tribunal puede hacer que su HTC proporcione esta información.

Confidencialidad y declaración de derechos del paciente

Los hospitales tienen una declaración de derechos del paciente que garantiza el nivel de participación que un paciente tiene en su atención médica. Este documento incluye, pero no se limita, al derecho a un tratamiento imparcial, el derecho al diagnóstico e información de pronóstico, el derecho a ayuda de emergencia y el derecho a presentar quejas; lo más importante es el derecho a la privacidad y el derecho a la confidencialidad de los historiales de todos los pacientes. Debe verificar con su proveedor de atención médica la confidencialidad y declaración de derechos que brinda a sus pacientes y hágale cualquier pregunta que pueda tener de ellos.