Top Toolbar

 

Consejos y recomendaciones

¿Qué son los trastornos hemorrágicos?

“Trastornos hemorrágicos” es un término general para una amplia gama de problemas médicos que causan coagulación anormal y hemorragia prolongada. Cada trastorno hemorrágico tiene su propio nivel de gravedad, el cual comúnmente se cataloga como leve, moderado o grave. En Estados Unidos hay aproximadamente 20,000 personas con hemofilia y hasta 1% a 2% de la población sufre la enfermedad de von Willebrand (VWD), el tipo más común de trastorno hemorrágico. Cada uno de estos trastornos puede resultar en sangrado excesivo y todos pueden ser tratados.

Hay variaciones en la gravedad y tipo de trastorno hemorrágico. Es importante hablar específicamente con su estudiante y sus padres para lograr una percepción personal.

Las siguientes son algunas posibles preguntas:

¿Son peligrosos los trastornos hemorrágicos para mí o los otros estudiantes?

Los trastornos hemorrágicos no son peligrosos ni contagiosos. Un mito común es que alguien con hemofilia puede morir de una cortadura de papel, pero eso no es cierto. Aunque siempre debe usar precauciones universales, los trastornos hemorrágicos son hereditarios o ocurren como resultado de una mutación espontánea y no son contagiosos.

¿Qué puedo hacer para hacer que mi estudiante o sus padres se sientan más cómodos?

  1. Reúnase con el estudiante, sus padres y la enfermera de la escuela. Posibles preguntas para hacer a los padres:
    • ¿Qué debo saber sobre la condición médica de su hijo?
    • ¿El niño tiene alguna alergia a alimentos, necesita medicamentos especiales o tiene alguna otra necesidad especial?
    • ¿Qué señales debo buscar que puedan mostrar que su hijo tiene una hemorragia?
    • ¿Qué debo hacer si su hijo sufre una hemorragia durante la clase?
    • ¿En qué circunstancias debo comunicarme con usted?
    • ¿Qué hago en caso de una emergencia? ¿Cuándo debo llamar al 911?
    • ¿Hay alguna actividad en la que no debería tomar parte?
    • ¿Va a estar ausentándose mucho de la escuela?
    • ¿Como va a reponer el trabajo?
    • ¿Tiene un Plan de atención individualizada (IHP), incluyendo un plan 504 y Plan de educación individualizada (IEP) en el expediente?
    • ¿Cuál es la compañía de seguros donde tiene el seguro médico y quién es el titular de la póliza en caso de una emergencia?
  2. Posibles preguntas para el estudiante:
    • ¿Qué cree que debería saber acerca de su trastorno hemorrágico?
    • ¿Se siente cómodo diciéndole a sus compañeros de clase acerca de su trastorno hemorrágico?
    • ¿Cómo quiere que responda si alguien en clase pregunta acerca de su trastorno hemorrágico?
    • ¿Hay cosas que la gente diga que no le gusten? Voy a tener cuidado de no decirlas y recordarle a sus compañeros de clase que no son aceptables.

Recuerde, ellos quieren adaptarse tanto como cualquier otro. Tener una breve conversación con ellos, a cualquier edad, es importante. Anime al estudiante a decirle si tiene una hemorragia a lo largo del año escolar sin llamar la atención innecesariamente.

Tenga una reunión y discusión con el maestro de educación física, o invítelo a esta reunión. Nuevamente, es importante que anime a todos los estudiantes con un trastorno hemorrágico a tener un plan 504 en funcionamiento.

¿Qué hago si mi estudiante tiene una hemorragia?

Cada estudiante debería tener un Plan de atención individualizada (IHP), y puede que necesite un plan 504 o un Plan de educación individualizada (IEP). Los siguientes son algunos consejos de los Primeros Auxilios para el Personal de la Escuela de la Fundación Nacional de Hemofilia:

¿Cómo puedo determinar si un estudiante está teniendo un episodio hemorrágico?

  • Quejas de cosquilleos, burbujeos, dolor, inflexibilidad o movimiento reducido en cualquier extremidad
  • Parece tener una parte del cuerpo inflamada
  • Parece favorecer un brazo o pierna más de lo usual
  • Cojea o se rehúsa a usar una extremidad

Anime al estudiante a que le diga si cree que está teniendo una hemorragia. Si cree que así es, comuníquese con los padres para pedir instrucciones, mantenga al niño quieto para prevenir más lesiones, aplique una compresa fría y eleve la parte del cuerpo. Su estudiante puede cojear luego de una hemorragia, es importante hablar con él y con sus padres acerca de las señales y síntomas. La atención indeseada o innecesaria puede hacer que se sientan incómodos.

Cosas para recordar:

Para las hemorragias externas, utilice precauciones universales, como lo haría con cualquier estudiante.

Hemorragias comunes:

  • Boca
    • Aplique hielo con presión por 20 minutos.
    • Aplique una bolsa de té mojada envuelta en gasa.
    • Llame a los padres para pedir instrucciones si la hemorragia no se ha detenido después de 20 minutos.
  • Nariz
    • Coloque al niño sentado con la cabeza erguida.
    • Presione la parte superior de la nariz continuamente durante 20 minutos.
    • Aplique una compresa fría a la parte trasera del cuello.
    • Llame a los padres para pedir instrucciones si el sangrado no se ha detenido luego de 20 minutos.

Laceraciones y hemorragias externas

  • Limpie la herida con jabón antiséptico
  • Aplique presión y eleve la parte del cuerpo hasta que deje de sangrar.
  • Aplique un vendaje estéril.
  • Aplique una compresa fría en el área sobre el vendaje.
  • Llame a los padres si la hemorragia no se detiene después de 20 minutos.

Hemorragias que amenazan la vida

Si un estudiante sufre de un golpe a su espalda, cabeza o abdomen o tiene un hueso fracturado o hemorragia que no se detiene aplicando presión directa:

  • Llame a los padres de inmediato
  • Llame al centro de tratamiento de hemofilia si no logra comunicarse con los padres.
  • Si no puede comunicarse con los padres, enfermera o médico, debe llamar una ambulancia de inmediato y transportar al niño a la sala de emergencias del hospital designado.

Menstruación

  • Créale si dice que está teniendo un sangrado excesivo.
  • Ofrezca ayuda si puede.
  • Permítale comunicarse con sus padres.
  • Revise la sección de Trastornos hemorrágicos en mujeres de Pasos para vivir para obtener consejos que pueda ofrecerle la próxima vez.

Si desea obtener más información y un folleto con esta información, solicite el documento de Primeros auxilios para el personal de la escuela a HANDI, el centro de recursos de información de la NHF.

Teléfono de HANDI: (800) 42-HANDI

Fax de HANDI: (212) 328-3799

Correo electrónico de HANDI: handi@hemophilia.org